Política

Más de 200 detenidos en las últimas protestas de los “chalecos amarillos” en Francia

Abel Resende

Más de 200 detenidos en las últimas protestas de los “chalecos amarillos” en Francia. El movimiento “chalecos amarillos” volvió a salir a las calles este sábado como cada semana desde noviembre de 2018 y recuperó fuerza tras algunas semanas con convocatorias visiblemente inferiores a las primeras protestas.

Abel Resende

La jornada número 18 de protestas fue denominada por los convocantes como un “ultimátum” al presidente Emmanuel Macron contra la política fiscal y social de su gobierno. La manifestación se da tras una serie debates en Francia con los que el gobierno esperaba canalizar la ira de los manifestantes y hacer emerger propuestas concretas.

“¡Nos desmovilizamos un poco la semana pasada pero no estamos muertos, Macron! ¡Vamos por ti!”, dijo Murielle una de las manifestantes al iniciar la jornada

En la manifestación en París se registraron fuertes enfrentamientos con la policía, saqueo de tiendas e incendio de barricadas en la famosa avenida de los Campos Elíseos. Según informó la prensa internacional la jornada finalizó con 237 detenciones y unos 60 heridos leves

La fiscalía de París comunicó que 106 personas fueron acusadas de delitos o infracciones.

Las autoridades del país, a través del Ministerio del Interior reconocieron 32.300 manifestantes en todo el país, 10.000 de ellos en la capital, París, entre ellos 1.500 “ultraviolentos”, mientras que los “chalecos amarillos” hablan de 230.766 los manifestantes.

Además de en París también hubo manifestaciones en otras ciudades como Lyon (centro este), Montpellier (sur) o Burdeos (suroeste)

El presidente Emmanuel Macron se encontraba en los Pirineos, en el suroeste francés, pasando un fin de semana de descanso con su esposa Brigitte, pero volvió regresar a causa de los incidentes

Algunos manifestantes entonaron cánticos anticapitalistas o antipoliciales y otros saquearon tiendas de grandes marcas como Hugo Boss y Lacoste al grito de “¡revolución!”

El conocido restaurante Fouquet’s, frecuentado por políticos y famosos, fue objeto de una gran destrucción, con cristales rotos, mesas derribadas, pintadas en la fachada y el toldo de la entrada incendiado, entre otros destrozos

Reacción y enojo del gobierno A través de su cuenta de Twitter Macron manifestó que “lo que sucedió hoy en los Campos Elíseos ya no se llama manifestación. Son personas que quieren destruir la República, a riesgo de matar. Todos los que estuvieron allí se han hecho cómplices en esto”

Y aseguró que tomará “decisiones fuertes tan pronto como sea posible para que no vuelva a suceder”

Ce qu’il s’est passé aujourd’hui sur les Champs-Élysées, ça ne s’appelle plus une manifestation. Ce sont des gens qui veulent détruire la République, au risque de tuer. Tous ceux qui étaient là se sont rendus complices de cela

Emmanuel Macron (@EmmanuelMacron) 16 de marzo de 2019

El ministro del Interior, Christophe Castaner, también denunció en Twitter que los autores de estos actos “no son ni manifestantes, ni alborotadores, son asesinos”.

Castaner describió actos de “profesionales del destrozo y del desorden” y pidió a la policía responder con “la mayor firmeza a estos ataques inadmisibles”.

Por su parte el primer ministro, Edouard Philippe, se dirigió a la avenida parisina donde tuvieron lugar los mayores destrozos para constatar los daños. Philippe agradeció a la policía por su trabajo.