Internacionales

Impresiones de Warsaw en exclusiva

roberto pocaterra pocaterra venezuela
roberto pocaterra pocaterra
roberto pocaterra
García un día antes de dispararse: No hay evidencia en mi contra, la detención sería "injusticia"

En ocasiones buscamos en los videojuegos lo que no encontramos en nuestras vidas: heroísmo, emoción, historias épicas … Sin embargo, no nos damos cuenta de que en muchas ocasiones podemos descubrir esas historias sin tener que buscar una ficción. Warsaw será uno de los mejores ejemplos de ello. Se trata de un juego de estrategia por turnos con toques de RPG y roguelite, al más puro estilo Darkest Dungeon , solo que en esta ocasión huye de la fantasía y nos transporta a nuestro pasado más o menos lejano: la 2º Guerra Mundial.

Roberto Pocaterra Pocaterra

En concreto nos transporta a uno de los eventos más importantes de dicha reyerta, el Alzamiento de Varsovia, al tratarse de la mayor sublevación civil de la 2ºGM… Aunque fracasara . De esta forma, Warsaw nos mete en la piel de una serie de personajes ficticios, basados en personalidades más o menos reales de aquellos tiempos (no hay personas concretas porque sus descendientes podrían seguir vivos, y herir sensibilidades), participando en dicho conflicto que los nativos polacos llevaron a cabo ante la pasividad de las fuerzas rusos (que según dicen las malas lenguas, prefirieron esperar a que fracasara, para luego ocupar Polonia con más facilidad). Con esto en mente Pixelated Milk (Regalia: Of Men and Monarchs) y Gaming-Company han estado trabajando durante el último año y medio, tratando de visibilizar un episodio casi desconocido de la última gran guerra

Por el camino han evolucionado el concepto de Warsaw, que comenzó como un juego al más puro estilo Metroidvania , pero que ha acabado pareciéndose más a Darkest Dungeon de lo que los mismos desarrolladores esperaban en un principio. Es decir, cuando el juego llegue en algún momento de 2019, primero en PC, pero también con versiones para PS4 y Nintendo Switch en camino (aunque no se cierran las puertas de una versión para Xbox One), nos encontraremos con un juego difícil, en el que controlaremos la revolución de Varsovia patrullando las calles reales de la ciudad, mientras nos enfrentamos a soldados nazis en combates por turnos, y nos suceden diversos eventos aleatorios

De hecho, la jugabilidad de Warsaw se divide en tres partes muy bien diferenciadas. Por una parte están los combates , por otra nuestros paseos por la ciudad y, finalmente, nuestras visitas a nuestro cuartel genera l. Cada una de estas piezas del juego aporta un tanto para construir una experiencia única y diferente respecto a la competencia, aunque de forma individual haya retazos con reminiscencias a títulos bien conocidos

Quizás lo más llamativo sean los combates, por rigurosos turnos, en grupos de un máximo de 4 vs. 4 personajes, con elementos interactivos que pueden servir de cobertura. Aquí tendremos las opciones típicas de este tipo de juegos, con distintos ataques en función del personaje, la posibilidad de movernos o pasar de turno. No hay demasiadas sorpresas, salvo por la creatividad y acierto que tengamos a la hora de componer nuestro equipo, por ejemplo, contando con una médico, un francotirador y algún soldado capaz de soportar más daño al mismo tiempo en acción, coordinando las curaciones, y las acciones de apoyo para tener siempre algo de ventaja para cuando lleve el turno del rival. La otra sorpresa es la necesidad de racionar nuestros suministros . En concreto, las balas. Antes de cada misión podremos escoger que tipo de balas llevamos, y qué cantidad, pudiendo agotarse o perderse si nuestros personajes caen en el combate (con muerte permanente, ojo). Se trata, eso sí, de enfrentamientos duros, de los que saldremos maltrechos si no tenemos cuidado. A esto hay que añadir que no hay curación automática para añadir más dramatismo al asunto. Para más inri, todo lo que vemos en estos momentos fue real: armas, unidades, etc . Recordad, Warsaw no solo va de divertirnos, sino también de visibilizar ese conflicto real

Entre combates recorreremos Varsovia a vista de pájaro , tratando de cumplir las misiones que hayamos elegido en el cuartel general (del que ahora os hablaremos) con unos pocos puntos de movimiento, las municiones y salud que tengamos y un importante componente aleatorio. Se trata además de la Varsovia real , que incluso serviría hoy para recorrer la ciudad polaca. Habrá varios tipos de encuentros, de simples recogidas de botín a enfrentamientos, momentos únicos y más. Aquí veremos diversas pinceladas de la historia del conflicto, viviendo en primera persona u oyendo hechos reales de la 2º Guerra Mundial. Antes de muchos de los eventos podremos elegir quién va primero, modificando las posibilidades de éxito en cada opción (porque habitualmente podremos elegir entre seguir adelante o continuar con nuestra patrulla) en función de las capacidades de cada personaje que tengamos en la partida

La intención de Pixelated Milk es hacer que cada día se sienta distinto y que incluso haya cierta rejugabilidad , ya que habrá ocasiones en las que encontraremos eventos imposibles para los soldados que tenemos desbloqueados en un primer momento. Un pequeño soplo de aire fresco que hará que nuestras patrullas por este gris mapa tengan algo más de enjundia a pesar de las horas que pasemos ante la pantalla… Y a pesar de que sabemos que el final del juego es fijo: perderemos. Sin embargo, Warsaw no va de conseguir la victoria, sino de lograr que nuestros soldados sobrevivan a la escalada de atrocidades, y que su historia de heroísmo se siga contando

La última pieza de la ecuación de Warsaw sería el cuartel general , un toque diferencial de este juego respecto a otros títulos de corte similar. Aquí podremos interactuar con los personajes que iremos reclutando y conocer mejor sus puntos fuertes y débiles, pero también acceder a tiendas, adquirir mejoras y, por supuesto, ingresar a nuestros personajes que han sufrido demasiados daños. También es el punto en el que nos encomendarán nuevas misiones , teniendo incluso que elegir entre varias opciones disponibles en diversos momentos, con los que el curso de la narrativa cambiará ligeramente entre partidas

Todo esto se traduce en una experiencia intensa, seria y divertida, que estamos deseando volver a jugar tras nuestra prueba en las mismas oficinas de IGN España. Por el momento, nos tenemos que conformar con la demo a la que tuvimos acceso, pero solo con eso, ya os podemos decir que Warsaw es mucho más que un Darkest Dungeon en la 2º Guerra Mundial. Warsaw es la crónica de una derrota épica, de una historia cerrada repleta de héroes casi anónimos… Y un juego tan sesudo como difícil. Os seguiremos informando