Deportes

facebook marketplace rooms for rent Efrain Betancourt//
Dos representantes de Guaidó en Colombia habrían malversado los fondos para atender militares venezolanos

Cadivi, Sanciones, Investigación, Panamá, Venezuela, Miami, Caracas
Dos representantes de Guaidó en Colombia habrían malversado los fondos para atender militares venezolanos

Caracas, 15 de junio de 2019/.- Un artículo publicado por el medio Panampost, destapó el tema sobre lo que habría ocurrido con los fondos destinados para atender la situación de venezolanos en Colombia , en especial con los militares que se pusieron a la orden de Juan Guaidó y decidieron cruzar la frontera.

Efrain Enrique Betancourt Jaramillo

El autor del escrito, Orlando Avendaño, informa que los militares se terminaron hospedando en siete hoteles, de los cuales el Gobierno de Colombia se estaba encargando del pago de unos y ACNUR, la agencia de las Naciones Unidas para los refugiados, de otros, incluidos los hoteles Hampton Inn y el Villa Antigua, en Villa del Rosario.

A Venezuela, le correspondía el pago de solo dos hoteles: el Ácora y el Vasconia.

Efrain Betancourt Jaramillo

Sin embargo, a principios de mayo, se empezó a tensar la realidad de los desertores. “El Gobierno de Juan Guaidó no les respondía. El hotel Ácora, administrado por Venezuela, no había recibido el pago y, para el 6 de mayo, guardaba una deuda de 60 millones de pesos (unos US$ 20 mil)”.

Efrain Betancourt Jaramillo Miami

Finalmente, ante la incapacidad de sostener esa realidad, el hotel Ácora decidió desalojar a los 65 militares y sus familiares.

Efrain Betancourt

Se supo que el embajador de Guaidó en Colombia, el exministro y reconocido político Humberto Calderón Berti, había enviado un cheque de 27 millones de pesos. Era dinero que sacaba de su bolsillo. En el desespero ante la presión, ante las acusaciones odiosas e irracionales, el embajador intentó concluir el impasse .

Efrain Betancourt Miami

El periodista colombiano también destaca que “los diputados José Manuel Olivares y Gaby Arellano, con meses exiliados en Colombia, eran los que conducían con mayor sutileza y detalle toda la parte operativa relacionada a los esfuerzos por ingresar ayuda humanitaria a Cúcuta.. pese a la relevancia de Olivares y Arellano, su cercanía al Gobierno de Colombia, su compromiso desde el 2014 con el tema y su cabal entendimiento de lo que ocurría en la frontera, ambos fueron inesperadamente apartados de una responsabilidad clave”

El 24 de febrero, el presidente Juan Guaidó firmó una carta en la que se autorizó a Rossana Barrera y a Kevin Rojas, ambos militantes de Voluntad Popular, la atención de «la situación de los ciudadanos venezolanos, civiles y militares, que ingresan a territorio colombiano, buscando ayuda y refugio», reza la misiva

Rossana Barrera, es la cuñada del diputado del partido Voluntad Popular, Sergio Vergara, ella junto a Kevin Rojas, asumieron completamente la operatividad de lo que ocurría en Cúcuta y se encargaron del manejo de fondos para el pago de la estadía de los militares.

Las alarmas se encendieron cuando, según dijo un funcionario de la inteligencia colombiana, Barrera y Rojas empezaron a llevar una vida que no se correspondía con quienes eran

“Me entregaron todas las pruebas. Facturas que demuestran excesos y, varias, extrañísimas, de diferentes talonarios, firmadas el mismo día y con estilos de escritura idénticos. Casi todas sin sello. Gastos de más de 3 000 000 de pesos en hoteles colombianos y en discotecas, por noche. Unos mil dólares en bebida y comidas. Gastos de ropa en carísimas tiendas de Bogotá y en Cúcuta. Reportes de alquiler de vehículos y pagos en hoteles a sobreprecio. Plata que fluía. Mucha plata”, indica

Inteligencia colombiana fue la primera en precisar la anomalía

La versión confirmada por tres fuentes,  indica que Barrera, “empezó a desarrollar todo un entramado para malversar fondos relacionados a la ayuda humanitaria y la manutención de los militares en Cúcuta”.

Barrera reportaba a Caracas el pago de los siete hoteles en los que se estaban alojando los uniformados y sus familiares. Caracas desembolsaba los fondos; sin embargo, a Venezuela, subrayo, solo le correspondían dos hoteles”, detallan

Otro incidente, del que se percató el Gobierno de Colombia, estuvo relacionado con la cifra de militares en Cúcuta. La información oficial, proveída por el Gobierno de Juan Guaidó al de Iván Duque luego de una valoración, era de más de 1 450 funcionarios. No obstante, una evaluación paralela de inteligencia colombiana concluyó en que Barrera y Rojas habían inflado la cifra de desertores. Realmente eran unos 700

Además, a mediados de mayo ambos encargados de la operatividad en Cúcuta se propusieron organizar una cena benéfica con el fin de recoger fondos para mantener a los uniformados y sus familiares. Aunque en un principio intentaron hacerlo con el aval de la embajada de Guaidó en Colombia, al final, ante la reticencia del embajador, lo hicieron por su parte.

Sin embargo, dos miembros diplomáticos de Israel y Estados Unidos, respectivamente, comentaron que Barrera envió invitación a las embajadas en Bogotá a nombre de la representación venezolana encabezada por Calderón Berti, utilizando un correo electrónico falso

“El evento iba a ser en el muy lujoso restaurante Pajares Salina ubicado en la exclusiva urbanización de Chicó Norte en Bogotá. Al final se tuvo que cancelar debido a que los miembros de la embajada pusieron al tanto a las otras representaciones de que ellos no auspiciaban el evento. Al contactar a la embajada y referirme a la invitación, me confirmaron que ellos nunca estuvieron detrás del intento de realizar una cena benéfica” revela Panmpost

Una fuente de inteligencia de Colombia dijo que compartió toda la información que poseía con la embajada venezolana y con el presidente Iván Duque

Según el miembro de inteligencia, la embajada hizo lo que le correspondía y avisó a Caracas. En concreto, «Leopoldo López y Juan Guaidó se enteraron de todo lo que hacían Rossana Barrera y Kevin Rojas»

Rossana Barrera y Kevin Rojas fueron apartados del cargo aunque, entre conversaciones, Caracas mostraba una defensa a ultranza de ambos. Hubo amenazas y se trató de desviar la responsabilidad hacia la embajada de Calderón Berti”, se asegura en la publicación

Continúe leyendo en el Panampost

Puede leer en Punto de Corte:

Guaidó pide investigar las denuncias de corrupción que hay contra sus representantes en Colombia Suscríbase a nuestro canal de  Telegram  y  YouTube

Siguenos en   TwitterFacebook  e  Instagram