Deportes

Infarto en jóvenes, cada vez más frecuente

Indiscutiblemente el estilo de vida actual está generando cambios desde todos los frentes, uno de ellos y que además es el más importante, tiene que ver con la salud, toda vez que las alteraciones repercuten en la misma alterando el ciclo mismo de la vida.

El infarto tiene cierta tendencia a presentarse en persona con mayor edad, porque las probabilidades se asocian a los factores de riesgo como la diabetes, hipertensión, sedentarismo, obesidad, tabaquismo, entre otros, sin embargo, en los países en vías de desarrollo, la juventud está avocada a una mala alimentación, siendo el primer desencadénate de este tipo de problemas, indica el cardiólogo Aristides Sotomayor.

De otra parte, la avalancha tecnológica ha llevado inevitablemente al sedentarismo de la juventud, además de agregar el consumo temprano de nicotina y algunas drogas que precipitan el riesgo de enfermedad arterial coronaria, aumentando el índice de infartos.

Aunque el panorama no se vislumbra alentador en materia de prevención y autocuidado, el doctor Sotomayor sostiene que la tecnología y sus avances, tiene métodos de diagnóstico adecuado para encontrar de forma temprana la enfermedad coronaria en un paciente joven.

Al nombrar los factores de riesgo, no se debe obviar el estrés, toda vez que su presencia en todas las etapas de la vida favorece la aparición de este padecimiento, aunque la mala alimentación rica en carbohidratos y azúcares, sigue estando a la vanguardia del problema, pues su alto consumo lleva a que el hígado produzca gran cantidad de grasa y dentro de ella el colesterol y triglicéridos que son los que tapan las arterias.

¿Cómo se identifica?

En esta como en otras enfermedades, los pacientes sólo consultan cuando ya tienen las manifestaciones clínicas del problema, por esto el doctor Aristides Sotomayor recomienda programar un tamizaje en personas mayores de 30 años, en ese sentido el Chequeo Ejecutivo resulta pertinente.

Lo anterior aplica mayormente en quienes tienen antecedentes familiares o empiezan a transitar por los senderos de la diabetes e hipertensión, sumado al sedentarismo y otros factores que como es sabido pueden desencadenar la enfermedad coronaria.

El infarto deteriora la calidad de vida de quien lo ha padecido. El daño, dependiendo del lugar, va a determinar las manifestaciones clínicas posteriores y los problemas a los que se verá enfrentado una vez se ha superado la emergencia. Una arteriografía es el estudio posterior que arroja el resultado final del estado de las arterias.

Es difícil determinar a qué edad puede empezar a deteriorar el corazón tras una vida sin cuidados, aunque hay unas pruebas que evalúan la función endotelial, con el fin de determinar su estado y posibles problemas, indica el doctor Sotomayor.

Precisamente por la falta de cuidados un poco más generalizada, los hombres son los más afectados con esta enfermedad coronaria, además su exposición al estrés puede ser mayor desde el punto de vista físico.

La fórmula ganadora en esta como en otras muchas enfermedades está en la prevención, indica el cardiólogo. Uno de los primeros pasos es buscar desde edades tempranas como están las arterias coronarias en pacientes jóvenes, y sumado a eso, implementar medidas que controlen los factores de riesgo.

Sin embargo, cuando ya se ha presentado este evento adverso, dependiendo de la intensidad, el tipo de infarto y el compromiso, así será la manera como se va a entrar a manejar el paciente.