Política

Venezolanos en EEUU ven incongruente la política migratoria hacia ellos

Venezolanos radicados en Miami consideraron “incongruente” que el Gobierno de Donald Trump, por un lado, rechace la dictadura de Nicolás Maduro y, por el otro, someta a unos 250.000 ciudadanos de Venezuela a la deportación, al no concederles por ahora un Estatuto de Protección Temporal (TPS).

Los consultados por Efe hablaron así en relación a la respuesta que recibió el senador demócrata Richard J. Durbin cuando junto a otros legisladores urgió al Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) a que otorgue un TPS a los venezolanos que han huido de su país y se han asentado en EEUU.

En una carta conocida el martes, Ken Cucinelli, director en funciones de USCIS, sin decirle que no, expuso a Durbin las razones de que otorgar un TPS sea tan complejo y terminó señalando que “puede haber” otras opciones de alivio migratorio para los venezolanos, lo que se interpreta como una negativa.

La Organización de Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex) señaló este miércoles que están “bastante confundidos” porque viene de un Gobierno que reconoce que Venezuela “es un régimen que mata a su pueblo no solo de hambre, sino que lo tortura y viola sus derechos humanos”.

“Nos sorprende que los mismos que tienen esta percepción que es clara, no quieran otorgar una protección a los venezolanos que se encuentran en Estados Unidos, expresó a Efe José Antonio Colina, presidente de Veppex.

En el mismo sentido se pronunció Carmen Giménez, presidenta de USA Refugees & Immigrants, al señalar que la comunidad venezolana no se va a rendir y tiene la esperanza de que Trump apruebe un TPS.

“Sería muy mala política de él no aprobarlo, porque sabe que los venezolanos, los que tenemos la doble nacionalidad, no nos vamos a rendir y no vamos a votar por él, y va a perder el estado de Florida en las elecciones presidenciales de 2020, manifestó a Efe.

Giménez, que desde hace ocho años ha cabildeado con USCIS en favor de un TPS, señaló que por lo menos medio millón de venezolanos podrían beneficiarse de la protección migratoria temporal.

La mitad de ellos enfrenta un mayor riesgo de deportación, dijo la experta, quien precisó que entre unos 250.000 y 270.000 compatriotas suyos tienen pendiente una solicitud de asilo o están de plano indocumentados porque no han hecho ningún papeleo para legalizarse en el país esperando un posible TPS.

Ambos activistas lamentaron que Cuccinelli no ofrezca este permiso migratorio temporal cuando la crisis en Venezuela se ha agudizado y los indocumentados están atemorizados por las redadas masivas anunciadas por Trump.

“Muchos venezolanos podrían ser susceptibles de ser apresados y enviados a Venezuela en medio de toda esta política migratoria agresiva, que fue la promesa electoral de Trump, pero que no aplica para los venezolanos”, señaló Colina.

En respuesta a la carta reciente de Cuccinelli, Durbin subrayó que Trump no puede tenerlo todo a la vez.

“No puede advertir a los estadounidenses que Venezuela es demasiado peligrosa para visitar, solo para darse la vuelta y decirle a los venezolanos en los Estados Unidos que tienen que regresar”, manifestó en su cuenta de Twitter.

Los venezolanos lamentan que pese a que lidera una campaña para despojar a Nicolás Maduro del poder al reconocer como presidente interino de Venezuela a Juan Guaidó, líder de la Asamblea Nacional, Trump no tienen en consideración la situación de los venezolanos aquí.

“Es inaceptable que la Administración de Trump hable de la crueldad del régimen de Maduro y al mismo tiempo deporte a los venezolanos”, indicó por su parte Luisana Pérez, portavoz del Partido Demócrata en Florida.

Por otro lado, organizaciones nacionales a favor de los inmigrantes, como America’s Voice, instaron al Congreso a actuar e “intensificar y salvaguardar a los que sufren violencia y malestar, y proteger a los venezolanos que ya residen en Estados Unidos.

En la Cámara baja del Congreso avanza un proyecto de TPS para venezolanos presentado en enero pasado por congresistas de Florida de ambos partidos para protegerlos de la deportación y permitirles el acceso a un permiso de trabajo temporal.

Colina señaló que solicitará a la congresista Nancy Pelosi, presidenta de esa cámara, que ese proyecto “sea llevado al piso para su votación” y pueda ser tramitado después en el Senado.

El TPS es un programa migratorio creado en 1990 con el que Estados Unidos conceden permisos de forma extraordinaria a los ciudadanos de países afectados por conflictos bélicos o desastres naturales.

EFE.